Apariencias


África se mueve vs África se muere

Posted in Locuras guerreras por La Ta en 7 agosto 2009
Tags: , , ,

CARTOON 072005 G8 AFRICA

Charlaba ayer con una amiga sobre historia africana y lo poco que de ella sabemos, de la imagen estereotipada que se tiene del continente africano y que los medios se encargan de perpetuar.

Si miras las noticias, inmediatamente aparece el problema de la inmigración africana, la “invasión subsahariana”, de lo que uno determina, que África no es sino una fábrica de inmigrantes ilegales que tienen como afición darse una vuelta en cayucos y pateras jugándose la vida solamente para fastidiar nuestras sociedades perfectas, y nuestros índices de natalidad, los europeos no procreamos pero nos molesta que “los otros” lo hagan y se multipliquen no sea que nos superen en número y acabemos nosotros “colonizados”; eso si pueden trabajar, y morir trabajando por el sueño europeo que no es sino otra quimera comercial para seguir explotando mano de obra barata y pagar los sueños de pensiones de jubilación de miles de europeos.

Otra maravillosa imagen estereotipada de África son las hambrunas, nos encantan esos planos de niños desnutridos cubiertos de moscas que nos perturban el almuerzo y a los que alejamos con un simple zapping para sacarlos de nuestras vidas y conciencias. El hambre, creado por el hombre, porque nos hemos comido literalmente la riqueza africana y no tiene con qué alimentarse más.

Los conflictos y las guerras africanas son otra fuente segura de rating, si bien los medios no arriesgarán a cubrirlas antes de que empiecen las masacres, así podremos asistir a la carnicería en directo, brazos que vuelan a golpe de machete, caras rajadas como una sandia, mujeres violadas con el mismo machete con el que ha hecho pedazos a sus hijos,…, y la audiencia crece ante la pasividad de la bien intencionada comunidad internacional que se reúne para, al igual que los espectadores, disfrutar del espectáculo circense y emitir directivas, recomendaciones, opiniones afectadas pero sin mover un dedo y parar la matanza. Eso si aludiendo a la imposibilidad de violar al soberanía nacional de no se qué estado africano, la soberanía nacional que quede intacta y en negrita si se puede en el primer articulo de las cínicas declaraciones.

Si bien no dudan en entrar con los militares a la fuerza cuando se trata de proteger a sus empresas o intereses económicos en la zona. Mientras crecen los muertos, se enriquecen las arcas internacionales con la venta de armas, machetes, y envío de mercenarios que ayuden a las labores de limpieza.

Cómo al parecer los espectadores, lectores o personas de a pie no estamos capacitados para entender las causas y el origen de los mencionados y abundantes conflictos africanos se ha inventado otro estereotipo.Cualquier experto, analista, periodista que hable sobre una guerra en África, lo resumirá con dos palabras “ conflicto étnico o luchas tribales” y con eso todo el mundo asentirá y dará la razón: estos africanos desde que nos hemos ido de sus países, se han desmandado y van por ahí haciendo el salvaje, con lo civilizaditos que los teníamos en los tiempos coloniales, así en sus bonitos barrios de chabolas, dentro de sus aparheids.

Las llamadas guerras tribales son creadas y financiadas por los propios ex colonialistas con el consentimiento y ayuda de la ceguera internacional.Los señores de la guerra no hacen sino aplicar las leyes del exportado modelo del libre mercado en el que todo se compra y se vende al mejor postor.

La comunidad internacional quieren recursos naturales, oro, diamantes, petróleo y los señores armas para poder extraer, y poder. ¡Oh si! ya que no tienes posibilidad de estudiar, de encontrar trabajo porque el propio sistema colonialista te cerró la puerta al menos puedes ser un emprendedor e iniciar una milicia propia con un puñado de euros compras los restos de los arsenales europeos y ellos te prometen impunidad hagas lo que hagas con tal de que las mercancías sigan llegando, aumentando sus riquezas y devastando el continente.

Quizá el estereotipo más habitual que aparece en los medios sea el de África desvalida, sin recursos, que no es capaz de cuidar de si misma y por eso es necesario crear agencias de desarrollo y cooperación que no hacen sino desarrollarse a si mismas y cooperar entre ellas olvidándose de la población a la que en teoría debería incluir en sus publicitados planes de desarrollo.

Queda muy bonito leer larguísimas entrevistas o ver en la tele algunos de los directores de esas agencias posando con niños felices porque ahora pueden comer dos veces al día gracias a la generosidad de las donaciones de los mismos gobiernos que provocan y perpetúan la pobreza endémica de África, obligándoles endeudarse más y mas, obligándoles a importar productos que nosotros compramos a sus agricultores por nada, destruyendo el mercado interno, y llenándolo de nuevo con sus propios productos con precios triplicados.

Cuando su economía se tambalea aparecen el BM y FMI para ofrecer sus créditos salvadores que sin duda contribuirán al desarrollo, o mejor dicho al subdesarrollo ya que los gobiernos africanos tendrán que recortar de todos los ya de por si pobres presupuestos de sanidad y educación para pagar la “ayuda”, y así seguimos apretando las ubres para ver si aun queda algo más que extraer o sacar…

Estas imágenes me acompañan desde mi infancia, en más de 30 años no se ha conseguido mostrar otra cara de África, el África que he tenido la oportunidad de ver, de sentir de oler, de palpar.Un pueblo activo, lleno de iniciativas, de ideas, de fuerza e intentando recuperarse de esa larga enfermedad a la que la hemos sometido sin perder nunca la sonrisa ni la esperanza

África es un continente vivo y eso casi nunca se ve, casi nunca se lee, no hay noticias positivas, porque eso no vende diarios ni aumenta audiencias, porque si se proyecta la imagen de que África no necesita ser ayudada, si África comienza a confiar en su gente, sus iniciativas y sus fuerzas, se acabará la gallina de los huevos de oro, se acabará el saqueo y el expolio gratuito, se acabará con el negocio africano.

A veces me pregunto si no seremos nosotros los civilizados quienes necesitamos ayuda, quienes necesitamos programas de desarrollo mental para abrir los ojos, para empezar a cambiar, a eliminar estereotipos y movernos con África para que pueda seguir su ritmo, sea el que sea y encontrar su propio camino, su propio destino . Quizá deberíamos aprender no sólo sobre África sino de África.